BANNER

lunes, 13 de octubre de 2014

Kitty no es una gata

Parece que nos venimos equivocando desde hace cuarenta años. Kitty, Hello Kitty, no es una gatita. El personaje creado en 1974 en Japón que ha aparecido en infinidad de objetos y que ha generado fanatismos preocupantes es, en realidad, una nena.


NUNCA FUE GATA

La antropóloga Christine Yano, quien estudió durante varios años el fenómeno Hello Kitty, fue corregida por Sanrio cuando se refirió al personaje como un gato en el borrador del guión de su trabajo sociológico, que se presentará en el Japanese American National Museum.
Según contó al LA Times, Yano fue «corregida firmemente por los propios creadores». «Hello Kitty no es una gata. Es un personaje animado. Es una niñita. Es una amiga. Pero no es un gato. Nunca se representa en cuatro patas. Camina y se sienta como una criatura de dos patas. Sin embargo, sí tiene como mascota una gatita, que se llama Charmmy Kitty», contó la antropóloga.
Gracias a este trabajo de años, Christine reveló que el nombre completo del personaje es Kitty White, una niña británica, cuyo signo zodiacal es escorpio y que ama el pastel de manzana. Además, sus padres se llaman George y Marie White. También desveló que es una estudiante de tercer grado y que tiene una hermana gemela.
Hello Kitty apareció por primera vez en 1974, creado por la diseñadora Yuko Shimizu para la firma Sanrio, y es una de las marcas que más beneficio producen del mundo: más de 7.000 millones de dólares al año sólo en concepto de merchandising.
Su aparición está vinculada a la fiebre por la cultura inglesa que surgió por esa época en Japón, debido a que la presentaban como aquella en la que existía una niñez ideal.
La pregunta, entonces, es: ¿Qué hacemos con las orejas y los bigotes?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada