BANNER

jueves, 30 de octubre de 2014

La ESA lanza un seguidor de estrellas “low cost” de origen granadino

Materiales de bajo coste, pero capaces de resistir las condiciones del espacio, son los que componen el  seguidor de estrellas que ha sido lanzado por Agencia Europea del espacio para  captar imágenes del firmamento.



DE CERCA A LAS ESTRELLAS

La aventura por el firmamento del equipo multidisciplinar de alumnos de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática de la Universidad de Granada comenzó hace un año cuando la Agencia Espacial Europea (ESA) escogió su proyecto para el programa Rexus/Bexus.
Esta iniciativa ofrece a alumnos de diferentes disciplinas un globo estratosférico y un cohete para hacer volar sus experimentos y comprobar la viabilidad de sus diseños.
El profesor coordinador del proyecto GranaSAT, Andrés Roldán, ha detallado que el equipo de alumnos comenzó el reto hace un año y que desde entonces han afrontado las duras pruebas de calidad de la Agencia junto a alumnos de Cataluña y de universidades alemanas e italianas.
El diseño granadino fue enviado a la estratosfera desde Kiruna (Suecia) utilizando un globo estratosférico levantado por una góndola de un metro cúbico para ascender a más de 27 kilómetros de altura y acercarse a la zona caliente de partículas energéticas del Polo Norte y el Polo Sur.
Con una temperatura inferior a los 60 grados negativos y una velocidad horizontal de 40 metros por segundo, el GranaSAT capturó imágenes del firmamento utilizando un dispositivo que reconoce estrellas, lo que permite orientarse en el espacio.
Roldán ha subrayado que el sistema de software y el sensor de estrellas han permitido tomar imágenes del firmamento e incluso una aurora boreal con una cámara conectada a una unidad de procesos.
Los alumnos han utilizado además un magnetómetro en tres dimensiones, un material que se utiliza en teléfonos móviles hasta ahora no certificado por agencias espaciales pero más barato y que ha soportado las condiciones del espacio, junto a un acelerómetro que permite ver cómo se desplazaba el dispositivo.
El coordinador del proyecto ha adelantado que el dispositivo representa el primer paso para el desarrollo de un pequeño satélite en el que trabaja la Universidad de Granada.
El desarrollo del dispositivo ha contado con una inversión de cerca de 4.500 euros “y mucha imaginación” para completar el experimento.
El proyecto granadino se ha convertido en el primero seleccionado por la Agencia Espacial Europea de las universidades andaluzas y ha involucrado a alumnos de Informática, Telecomunicaciones, Física, Traducción o Ingeniería Civil. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario