BANNER

lunes, 21 de septiembre de 2015

DEFORESTACIÓN EN LA AMAZONIA BRASILEÑA SE REDUJO EN AGOSTO

La tala y la degradación de bosques en la Amazonia brasileña se redujo en agosto, primer mes del año calendario de deforestación, en comparación con el mismo periodo de 2014.


SALVANDO LOS ÁRBOLES
La preservación de los bosques de la Amazonia en Brasil es considerada clave tanto en su rol de moderador del cambio climático como de conservador de la biodiversidad por ser el país con mayor cantidad de especies del planeta. Con sus siete millones de km2, la región es territorio de numerosas actividades predatorias.

Según el estudio de la ONG Imazon, en agosto fueron segados al ras 415 km2, un 5% menos que en igual mes del año pasado, sobre todo en los estados de Pará, Mato Grosso y Amazonas. También se degradaron otros 131 km2 por el uso intensivo de la industria maderera o la quema de vegetación, una cifra casi 60% inferior al nivel de agosto del 2014.

Si bien aún no develó aún su meta para la conferencia de cambio climático de diciembre en París (COP21), Brasil hizo público este año su compromiso para restaurar 12 millones de hectáreas de bosques y eliminar la tala ilegal en la Amazonia para 2030.

Una agenda ambiciosa de Brasil es vista como vital para la conferencia climática, ya que podría alentar a otras economías latinoamericanas y emergentes a reducir los gases de efecto invernadero.

La potencia sudamericana recortó sus emisiones de dióxido de carbono y se ha mantenido relativamente estable en los últimos años, por lo que se estima que alcanzará la meta que se fijó para 2020 por debajo de los 2.000 millones de toneladas, según estudios recientes.

De hecho, ese objetivo fijado previo a la cumbre de Copenhague en 2009 supera las emisiones actuales del país, que rondan los 1.500 millones de toneladas.

Pero la ruta por recorrer es extensa. Según los últimos datos del Ministerio de Medio Ambiente, en 2014 en Brasil fueron talados 5.012 km2 de la Amazonia, aún lejos de los 3.915 km2 fijados como objetivo para 2020.

Imazon, por su parte, informó al cierre del año calendario para la deforestación (agosto de 2014-julio de 2015) que la tala totalizó 3.322 km2, con un sensible aumento del 63% respecto a igual período anterior. En la medición sobre los bosques degradados, los 2.186 km2 registrados implicaron un incremento interanual de 207%.

Fuente. AFP

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada