BANNER

martes, 29 de septiembre de 2015

ESPIAR A TU EX EN FACEBOOK ES MALO PARA TU SALUD MENTAL, SUGIERE ESTUDIO

Espiar a tu ex en las redes sociales puede ser perjudicial para tu salud mental, sugiere un estudio realizado en EEUU.


LO SABÍAS PERO NO ASÍ
Después de una ruptura amorosa, muchas personas utilizan las redes sociales para seguir de cerca la vida de sus ex. En términos generales, lo que buscan es saber si el otro u otra ya inició un nuevo romance, o si de algún modo les va mejor que a ellos.

Este comportamiento en ocasiones alcanza un grado obsesivo, convirtiéndose así en dañino para quien lo practica. Ahora, un estudio realizado por la Universidad Estatal de Ohio (EEUU), analiza en profundidad esta conducta y sus consecuencias, según recoge el periódico londinense Daily Mail.

El experimento, liderado por la doctora Jesse Fox, trabajó con 150 varones y 281 mujeres, todo ellos usuarios de Facebook y de edades entre 18 y 42 años. Todos fueron interrogados acerca de su modo de relacionarse, la "inversión emocional" que hacían en sus vínculos, y si mantenían o no "alternativas abiertas" durante el romance. También se les preguntó si habían espiado a sus ex una vez terminada una relación.

El objetivo principal del cuestionario era estudiar la "teoría de la interdependencia", que permitiría determinar el grado de compromiso de una persona en la relación, en base a tres variables: la dependencia y la cantidad y calidad de alternativas, y la inversión.

El factor dependencia incluye la cantidad de necesidades de la persona que están siendo satisfechas por su relación con el otro. A mayor satisfacción, mayor apego y dependencia. 

El factor denominado alternativas refiere a la cantidad de "puertitas abiertas" a potenciales nuevos romances que deja abiertas una persona pese a estar en una relación. A mayor cantidad y calidad de "puertitas", menor apego y compromiso.

Finalmente hablar de "inversión" alude a la cantidad y el valor del esfuerzo que se pone en la relación, incluyendo toda la dinámica íntima, y también si comparten sus amigos o tienen dinero en común.

Ahora bien, yendo a lo que interesa, este análisis y clasificación de las forma de amar y compartir, permitieron a los investigadores constatar que las personas que desarrollan lo que se conoce como un estilo de apego -similar al de los niños- son más inseguras acerca de sus relaciones y constantemente cuestionan las intenciones de su pareja y su intención de permanecer en la relación.

Estas personas también son más propensas a utilizar sitios como Facebook para explorar alternativas, incluso si su nivel de inversión en la relación presente es alto. Curiosamente, en este punto coinciden con las personas "evitadoras", más desapegadas, que siempre muestran interés en la búsqueda de opciones alternativas, y usan Facebook para hacerlo. Sin embargo, los "evitadores" son más coherentes consigo mismos, y cuantas más alternativas exploran, menos invierten en su relación presente.

Como era de esperar, el estudio constató que las personas que estaban más comprometidos e invertían más en las relacione, presentaban mayores niveles de angustia emocional después de una ruptura.

Esto a su vez las hacía más propensas a buscar mecanismos de supervivencia, incluyendo "acechar" a su ex en las redes sociales - conocida oficialmente como la vigilancia electrónica interpersonal (IES, por sus iniciales en inglés).

El estudio comprobó que esta tendencia es más notoria cuando el acechador fue dejado por su compañero, y es menor cuando se trata del "dejador".

El problema con esta situación es que esa vigilancia al ex prolonga la angustia y el dolor de la ruptura.

Ver a tu ex coquetear con otras personas, notar que modificó su estado civil en Facebook, provoca sentimientos negativos. Esto lleva a usar una vez más el acecho como mecanismo de supervivencia, y el ciclo se repite.

Esta conducta no solo hace que al "espía" le resulte más difícil recuperarse de la ruptura; también puede perjudicarlo en futuras relaciones.

"La aflicción tras una ruptura, sobre todo para aquellos que sentían que estaban en una relación comprometida, da inicio a una serie de mecanismos de afrontamiento, algunos saludables y otro no" explican los investigadores.

"Uno de estos mecanismos es la vigilancia, y los individuos a menudo recurren a las redes sociales para recopilar información".

"Por lo tanto, con frecuencia la angustia se asocia positivamente con la vigilancia online de la ex pareja inmediatamente después de la ruptura, especialmente si el individuo no inició la ruptura. Esta vigilancia puede reaparecer luego, cuando la persona tenga una nueva pareja".

Así, el espionaje a tu ex puede dañar tu nueva relación, ya que le pasarás factura por adelantado, y practicarás el espionajes aprendido en tiempos tristes, también a momentos que deberían ser de felicidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada